Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

SI, porque estamos avanzando

Por: Escuela de Formación Política de Santa Cruz Porque somos democráticos La democracia es el gobierno del pueblo y para el pueblo.  Democracia es el poder del pueblo. El pueblo puede deliberar y puede decidir lo que es bueno para la sociedad. Puede revocar o reelegir siguiendo procedimientos previstos en la constitución como es el referéndum, donde es el pueblo el que decide. En los  tiempos del neoliberalismo donde los partidos se turnaban en el gobierno a través de la “democracia pactada”, que es lo que la derecha llama “alternancia”, Bolivia ocupaba entonces los primeros lugares como el país más corrupto a nivel mundial, a esos partidos  pertenecían Doria Medina y Tuto que se alternaban el poder. ¿Es esa alternancia a la que la derecha quiere volver? La alternancia en el poder por sí sola no es un principio fundamental para la democracia porque “puede haber alternancia sin democracia y puede haber democracia sin alternancia” además de que en los pueblo originarios e

Sin pena ni gloria

Por: Verónica Córdova El Día del Cine ha pasado sin pena para los exhibidores de este arte, quienes han recibido a multitudes en las salas cobrando una entrada de Bs 10, y sin gloria para los cineastas bolivianos, quienes probablemente se encontraban persiguiendo contratos publicitarios, escribiendo ilusorios proyectos o dedicándose a cualquier otra cosa que pague el chairo. Cuesta decirlo, pero tal parece que el arte más esencial de nuestra era, ése que moldea mentes y corazones, que genera la imagen propia y la imagen del otro, que apuntala ideologías e imperios, que mueve trillones de dólares y que se apodera de la imaginación de niños y jóvenes en todo el mundo, ese arte precisamente en Bolivia yace en el más espantoso limbo. No es que no se hagan películas en el país. Una tesis de licenciatura de la Universidad Católica investigó, catalogó y clasificó un total de 86 películas de largometraje de ficción, producidas y exhibidas en la década de 2003 a 2013. Este núme

La problemática burguesa de la Movilidad Social

Por: Edmundo Juan Nogales Arancibia Una de las críticas más válidas a los gobiernos progresistas en nuestra América es la que se hace a la visión que tienen sobre las clases sociales, en especial a las llamadas clases medias y su aspiración a ampliarlas como objetivo de avance en las transformaciones sociales. En Brasil por ejemplo, se mostró como el gran logro su ampliación, que en los hechos no deja de ser un capitalismo con visión social de base amplia, es decir que en la base desigual de la sociedad una gran cantidad de personas puedan pertenecer a ese bloque que no es rico ni se siente pobre. También es para cuestionar que muchos autodenominados socialistas efectúen su análisis de clases sociales solamente desde el punto de vista de los ingresos económicos, es cierto que con eso justifican su accionar al mando de muchos procesos de cambio, haciendo creer que se está haciendo revolución; sin duda son transformaciones sociales, pero hay una delgada línea roja entre transfo

El caballo de Troya de la energía nuclear

Por: Arturo D. Villanueva Imaña El argumento central de este artículo girará en torno a la idea de que, así como sucedió con el presente griego a los troyanos que se relata en la Odisea de Homero, nada de lo que aparenta es real o, al menos, equivalente a la imagen (entiéndase concepto), originalmente transmitido. Antecedentes La decisión gubernamental de llevar adelante el proyecto de energía nuclear, se explica en el propósito de convertir al país en un centro energético y uno de los mayores proveedores de energía de la región. No se trata de un asunto reciente, porque a ese efecto y con la idea complementaria de promover la diversificación de la matriz energética del país, ya el año 2010 el Presidente Evo Morales hizo el anuncio del establecimiento de acuerdos con Irán para contar con tecnología que permita desarrollar una planta nuclear en Bolivia. Este interés se ratificó posteriormente el año 2014, cuando declaró que se invertirían dos mil millones de

Cholango y Patana: las dos caras de la misma moneda

Por: Mauro Alcócer Hace seis meses, cuando una rosca de dirigentes alteños alejados de sus bases decidieron imponer a Edgar Patana como candidato a la reelección en la alcaldía de El Alto, sellaron la suerte del MAS en esa ciudad. Patana no sólo tenía mala imagen ante la gente, sino que era considerado una persona que realizó manejos corruptos en la gestión municipal. Y por esa razón los alteños en las elecciones municipales dieron un voto castigo a los masistas, porque estos no fueron capaces de limpiarse y depurarse de los malos elementos que durante estos años se han infiltrado en las filas del proceso. La derrota electoral significó también un mayor desgaste político del MAS en la urbe alteña, un desgaste que hasta ahora no se ha revertido. Y la manera de revertirlo es actuar duramente contra la corrupción y los corruptos en las instancias de gobierno, así como cambiar a los dirigentes sociales prebendales en las propias organizaciones sociales. Para recuperar el terreno

Aportes para entender el laberinto argentino

Por: Alfredo Serrano Mancilla Comenzó en Argentina todo lo que habitualmente ocurre luego de una cita electoral.  La batalla del día después se inició desde antes que acabara la mismísima jornada electoral.  Todos se proclamaron ganadores.  Sergio Massa (Unidos por una Nueva Argentina), que alcanzó el tercer lugar, se asumió ganador porque era la primera vez presente en una cita electoral presidencial y obtuvo un buen resultado, el 21,34%.  El segundo, Mauricio Macri (Frente Cambiemos), con el 34,33%, se ve con posibilidades de ser primero.  Y el primero, Daniel Scioli (Frente para la Victoria), con 36,85%, forzadamente alegre, porque en definitiva no le quedaba otra que celebrar por ser quien más votos sacó a pesar de estar lejos de lo deseado. Con este panorama, lo que sí se puede afirmar es que hasta el momento todavía no hay Presidente.  La primera vuelta solo sirvió para abrir el debate de la segunda.  En Argentina, solo se gana en primera vuelta si ocurre que: 1) se obti