Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2021

Golpe del 2019 en Bolivia: Un proceso penal ordinario permite justicia a Senkata y Sacaba

Por. Nelson Aguilar Rodríguez Las falsas noticias o “fake news”, han infectado las redes sociales con memes, audios y videos descontextualizados buscan generar confusión en la población boliviana. Mientras que los corresponsables del golpe como la Sra. Añez, Sr. Meza, Sr. Camacho y otros; buscan negociar, conciliar o desviar sus responsabilidades y por eso es necesario aclarar los hechos:  1. El golpe del 2019 en Bolivia comenzó el 21 de octubre, con el llamamiento a protestas hecho por Carlos Mesa, el accionar terrorista de grupos paramilitares dirigidos por Luis Fernando Camacho, el motín policial y la insubordinación de los mandos militares, hasta el derrocamiento del gobierno constitucional de Evo Morales el 10 de noviembre de 2019.  Luego siguió la conspiración entre Camacho, Mesa, Jorge Quiroga, Samuel Doria Medina y la jerarquía de la iglesia católica, con la conformación de un gobierno ilegal que usurpó el poder autoproclamándose presidenta de forma inconstitucional Jeanine Añ

Juicio a Añez, Mesa y Camacho

Negociar con los golpistas es traicionar al pueblo 1. El golpe del 2019 en Bolivia comenzó el 21 de octubre, con el llamamiento a protestas hecho por Carlos Mesa, el accionar terrorista de grupos paramilitares dirigidos por Luis Fernando Camacho, el motín policial y la insubordinación de los mandos militares, hasta el derrocamiento del gobierno constitucional de Evo Morales el 10 de noviembre de 2019. Luego siguió la conspiración entre Camacho, Mesa, Jorge Quiroga, Samuel Doria Medina y la jerarquía de la iglesia católica, con la conformación de un gobierno ilegal que usurpó el poder autoproclamándose presidenta de forma inconstitucional Jeanine Fue una verdadera dictadura que ordenó a los militares y policías disparar a mansalva contra la población ocasionando la Masacre de Sacaba el 15 de noviembre y la Masacre de Senkata el 19 de noviembre, en las que murieron decenas de bolivianas y bolivianos. 2. Es absolutamente falaz el argumento de la jerarquía católica y de Mesa en sentido de

El caradura no quiere que se investigue el golpe

Por: Ana Lizárraga El barbudo señor recibió millonaria paga para ser candidato a la vicepresidencia el año 2002, ahí quedó en evidencia que no era un respetable periodista, sino un filibustero. Fue vicepresidente de Sánchez de Lozada y se mantuvo durante el febrero negro de 2003, cuando el impuestazo gonista (¿recuerdan?) causó protestas sociales en las que hubo 33 muertos y 205 heridos en la ciudad de La Paz. El caradura no renunció. Después, en octubre de 2003, esperó a que los militares masacraran a 40 personas e hirieran a cientos de personas en El Alto, en Sorata y en Warisata, para recién “alejarse” de Goni. El caradura prometió investigación y castigo a los represores. Luego de la caída de Goni, fue investido presidente, subió a El Alto y prometió justicia. No se hizo nada en su gobierno para extraditar a Goni y Sánchez Berzaín, pero no solo eso, cuando años después fue citado a Miami para declarar en el juicio contra Sánchez de Lozada (¿recuerdan?) no se presentó. Pasaron los a

Perú: Victoria de los trabajadores y amenaza de la derecha con el discurso de fraude

  Por: Edmundo Juan Nogales Arancibia Las elecciones de Perú no dejan de sorprender, la primera vuelta fue marcada por la sorpresiva llegada a segunda vuelta del profesor Pedro Castillo, quien logró una gran movilización popular y un discurso de redistribución radical que no se veía desde hace más de una década en la región para tiempos electorales. Esta elección fue sorpresiva para gran parte de la población, ya que ninguna de las encuestadoras le daba la proyección de llegar a segunda vuelta. Un segundo elemento de lo peculiar de esas elecciones es la radical oposición a la que se enfrenta, el Fujimorismo, encabezado por Keiko quien representa los mayores intereses empresariales y la más radical ala de la derecha peruana, frente a la izquierda de trabajadores y sectores populares identificados en Pedro Castillo con un fuerte discurso de nacionalizaciones y redistribución de la riqueza y austeridad planteando inclusive ganar como presidente el mismo sueldo de un maestro. Ahora

Caso Murillo: la UIF y la Fiscalía se aplazan

Por: Teresa Morales Olivera Luego de las elecciones de octubre pasado, la gran mayoría de los bolivianos tenía la esperanza de que los casos de corrupción sean aclarados, procesados y castigados. En los últimos días, la opinión pública de nuestro país ha sido sacudida por la detención en Estados Unidos de Arturo Murillo, exministro de Áñez, por el caso de lavado de dinero en la compra de gases lacrimógenos. El proceso judicial que causa su detención no reside en Bolivia, sino en Estados Unidos. Sorpresa y perplejidad en toda Bolivia porque se demuestra la total ineficiencia del sistema de investigación financiera y el sistema judicial boliviano, dado que las operaciones financieras surgieron en Bolivia; instituciones que ni siquiera han prevenido la fuga de personas y la salida de dinero indebidamente apropiado. Perplejidad también porque este caso ya fue denunciado, incluso documentalmente, por Gigavisión hace un año atrás (1 de junio de 2020).. En Bolivia, el Ministerio Público, pero