Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

No podemos ser tan giles

Por: Julieta Paredes Carvajal Es un golpe ver a la Argentina entregarse a manos de los depredadores, pueden decir que es por un mínimo margen, que no es grave y todo lo que quieran para disimular la terrible derrota. Porque desde mi punto de vista es una terrible derrota. Porque el pueblo, el campo popular, las y los trabajadores, como queramos llamarnos, tenemos poquísimas aperturas para poder soñar, poquísimas oportunidades para abrir espacios de cambio y transformaciones estructurales y profundas. Tenemos poquísimas digo, pero en ciclos de 50 años históricamente tenemos UNA oportunidad. Por lo menos desde la historia de Bolivia así es. Jugar con esa mínima posibilidad es empeñar los procesos y derramar todo lo logrado, es regalar el futuro de las wawas y ponernos una soga al cuello, y por si acaso no es meter miedo, solo es memoria, o no eligieron al dictador Banzer como presidente “demócrata” o al gringo empresario exitoso de Sánchez de Lozada o al Gallo, que era un pr

Debates por un nuevo pensamiento

Por: Julio C. Gambina Allá por el año 1997 desde la Central de Trabajadores Argentinos, la CTA se convocó a discusiones por un Nuevo Pensamiento, generando debates en todo el territorio nacional durante tres años. La convocatoria confrontaba con el hegemónico pensamiento único que sostenía en los 90 la política neoliberal, de apertura económica, flexibilización laboral y privatizaciones. Las desregulaciones y el aliento a la iniciativa privada, especialmente extranjera era la lógica imperante en los gobiernos previos al estallido del 2001. No solo el poder ejecutivo impulsaba esas políticas, sino que la burocracia política, sindical, empresaria y mediática estimulaban con argumentación apologética para diseminar un consenso mayoritario en la sociedad. La hegemonía neoliberal era contundente y explicaba el triunfo del menemismo en el segundo turno desde 1995 sin escamotear argumentos favorables al falso libre comercio, en rigor dominado por monopolios transnacional

Vivienda para todos los bolivianos

Por: Gerardo Félix Clavijo La problemática de la vivienda no es simplemente un déficit cuantitativo, es mucho más que ello, redunda en el uso y apropiación del suelo, pasa por la concepción de su diseño y su materialización constructiva, obviamente tendrá siempre carácter social y estará en el marco del paradigma del Vivir Bien. La resolución de esta problemática no pasa por el concepto de la VIVIENDA DE INTERÉS SOCIAL, que fue el pretendido modelo para resolver el déficit habitacional, un modelo individualista y colonizador que no considera las condicionantes del uso del espacio determinado por las costumbres culturales. Este modelo adoptado por los gobiernos conservadores de derecha y de su estado neoliberal fue la medida para dotar de vivienda a la población que la demandó. Claro está, sólo a algunos sectores del enorme universo de pobladores del campo y de las ciudades que solicitan este bien. Esta dotación de viviendas está determinada en su valor fundamental

Lo bueno, lo malo y lo feo del doble aguinaldo

Por: Fernando Arenas LO BUENO… El doble aguinaldo no generó una espiral inflacionaria, como vaticinaron algunos economistas, y ello se ve reflejado en los bajos índices de inflación en Bolivia. La remota idea de que el mismo era impagable no prosperó a fin de comprobar que las ganancias de las empresas superaban el 4,5% en un promedio general; tampoco se debe olvidar que el espíritu del doble aguinaldo parte de las políticas públicas de redistribución de la riqueza como un reconocimiento al crecimiento del Estado, además de fomentar mayor eficiencia en la siguiente gestión. El doble aguinaldo servirá para fortalecer al mercado interno promoviendo el consumo de la producción boliviana y de lo “Hecho en Bolivia”, lo que permitirá un mayor nivel de dinamización de la economía y su crecimiento. LO MALO… Se sigue manteniendo la postura del sector privado de no poder pagarlo (¿y el querer es poder?) olvidándose del principio de la distribución equitativa de la riqueza, señala

Macri, Venezuela y la cláusula democrática del Mercosur

Por: Juan Manuel Karg El presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, pateó el tablero regional al convertirse en el primer exponente de la “nueva derecha” latinoamericana en acceder al gobierno de su país, algo que aún no pudieron hacer Henrique Capriles (Venezuela), Aécio Neves (Brasil), Mauricio Rodas (Ecuador) y Luis Lacalle Pou (Uruguay), los otros exponentes de este espacio político aún en conformación. Esto, más allá de significar un cambio concreto en la actual correlación de fuerzas -que aún sigue teniendo un fuerte peso de líderes de extracción nacional-popular, progresistas y de izquierda- también abre discusiones nuevas en el plano regional, donde Macri apuntará, tal cual dijo, a intentar converger con la Alianza del Pacífico, pretendiendo asimismo avanzar en un acuerdo de libre comercio con la Unión Europa. Hay un punto adicional de la propuesta de Macri que ha tomado carácter público reiteradas veces en las últimas semanas: la posibilidad de aplicar la de