Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2018

Lo que los medios ocultan cuando solo le hablan del cambio climático

Por: Silvia Ribeiro La devastación ambiental que caracteriza nuestro tiempo no tiene precedente en la historia del planeta ni las culturas. Ha habido civilizaciones que han provocado desastres ambientales, pero nunca antes se habían mundializado, desequilibrando los propios flujos y sistemas naturales que sostienen la vida en el planeta. El capitalismo y su civilización petrolera, el modelo de producción y consumo industrial y basado en combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón) provocó este desastre en poco tiempo, acelerado en las últimas décadas. Los problemas ambientales son graves, con fuertes y desiguales impactos sociales y el cambio climático es uno de los principales. Pero no son causados por toda la humanidad. Más que la era del antropoceno, como algunos la llaman, vivimos la era de la plutocracia, donde todo se define para que los muy pocos ricos y poderosos del mundo puedan mantener y aumentar sus ganancias, a costa de todo y todos los demás. Esta absurda injustic

ElesNao: el auge de les Bolsonares

Por: Marcel Lhermitte Un argentino campeón iberoamericano de go –juego milenario chino de tablero–. Nuestro amigo tiene una particularidad muy interesante: utiliza los conocimientos del go en la asesoría política, y en esta oportunidad me valdré de sus conceptos para tratar de analizar lo que está sucediendo con algunos fenómenos políticos de la región y el mundo. El go es un juego de estrategia cuyo objetivo es conquistar territorios, rodeando a nuestro adversario y entendiendo que vamos a tener que convivir con él en el mismo espacio físico, ya que en la partida no se eliminan los oponentes, solo se ganan espacios. El triunfo que se registró en la primera vuelta de las elecciones brasileñas del ultraderechista Jair Bolsonaro no fue una sorpresa, lo adelantaban las encuestas, pero sí sorprendió mucho el caudal de votos obtenidos, que lo dejaron incluso al borde de conquistar la Presidencia de Brasil en primera vuelta. Este candidato, en cuyo pensamiento encontramos pos

Jaime Paz Zamora, la nube de humo del facismo

Por: Camilo Katari Jaime Paz Zamora, más conocido como ‘Gallo’, llegó gracias a esa democracia pactada del siglo anterior y al dictador Banzer de los años 70. Paz Zamora fue un presidente “paracaidista” porque prácticamente su investidura le cayó del cielo. Después de haber perdido las elecciones y resultar tercero, se las ingenió para ser presidente. En su gobierno se escribieron trágicos episodios, tiene en su haber la ejecución de tres miembros del CNPZ y la cruel tortura de otros prisioneros ligados a grupos políticos. ¿Cómo se puede hablar de la democracia con semejante pasado? Jaime Paz es el típico político altoperuano practicante del olañetismo, esos políticos que hacen cualquier cosa para estar en el poder y aprovecharse de él, agitar las banderas de una izquierda que nunca fue tal y solamente sirvió para capturar incautos, especialmente jóvenes, que son los frustrados de hoy. Ahí lo vemos otra vez a Jaime Paz diciéndonos que volvamos a la historia del siglo anter

Foucault

Por: Farit Rojas T.  Hacer un resumen del pensamiento de Foucault es imposible. Todo intento está destinado al fracaso, porque Foucault nunca estaba aquí o allá, como para definirlo, nunca terminaba sus investigaciones como las había anunciado, nunca tuvo problemas en contradecirse. Alguna vez dijo que nuestra sociedad es panóptica, luego dijo que el panoptismo había fracasado. Jugaba justamente a la indefinición, jugaba a fluir sin dejar opción a calificarlo, encasillarlo, situarlo o resumirlo.  Él mismo bromeaba con todos aquellos que trataban de caracterizarlo. En una entrevista señaló: “Creo haber sido localizado una tras otra, y a veces simultáneamente, en la mayoría de las casillas del tablero político: anarquista, izquierdista, marxista ruidoso u oculto, nihilista, antimarxista explícito o escondido, tecnócrata al servicio del ‘gaullismo’, neoliberal. Un profesor americano se lamentaba que se invitara a los Estados Unidos a un criptomarxista como yo, y fui denunciad

Bolsonaro

Por: Esteban Ticona Jair Bolsonaro, en sus casi 30 años como diputado y militar en la reserva fue una figura mediocre; pero ahora está a un paso de ocupar el sillón más importante del Palacio del Planalto de Brasilia. Su vida está lleno de exabruptos, como amenazas de muerte a su exmujer que contradicen que sea el “defensor de la moral y la familia tradicional”. Otras declaraciones de Bolsonaro son: “Sería incapaz de amar a un hijo homosexual. Prefiero que un hijo mío se muera en un accidente a que aparezca con un bigotudo por ahí”. Aunque ahora en la campaña en la segunda vuelta dice que apoya a los homosexuales. “El gran error de la dictadura fue torturar y no matar”. “Mis hijos nunca tendrán una novia negra porque han sido bien educados...” Son parte de la colección de insolencias del candidato a la presidencia, que ha puesto en hastío y vergüenza a Brasil. Entró en política después de liderar un plan para poner bombas en cuarteles militares, de esa manera presionar a

El PT y la extrema derecha en Brasil

Por: Emir Sader / Alainet El escenario de polarización entre el PSDB, de Fernando Henrique Cardoso, y el PT, de Lula, que se mantuvo durante seis elecciones presidenciales seguidas y a lo largo de casi un cuarto de siglo, se deshizo con el golpe en contra de Dilma Rousseff y el gobierno de Michel Temer. El PSDB, luego de haber cuestionado la victoria electoral de Dilma, y apoyado al golpe en su contra, respaldó y participó en el gobierno de Temer, y ahora perdió su lugar como representante tradicional de la derecha brasileña. Un expresidente del partido, el senador Tasso Jereissatti, recientemente hizo una autocrítica por esos errores, pero a destiempo de corregir y de salvar el partido. El PSDB cedió el lugar de la representación de la derecha a una corriente de extrema derecha, representada por la candidatura de Bolsonaro. Antes de la primera vuelta, encuestas demostraban que la gran  mayoría de los electores del  PSDB en Sao Paulo, su núcleo tradicionalmente más fuerte, n

La potencia revolucionaria del 17 de octubre de 2003

Por: Eduardo Paz Rada La característica central de un hecho revolucionario, como el producido hace 15 años en Bolivia, el 17 de octubre, es que su impacto y repercusiones alcanzan las siguientes décadas y generaciones, sobre todo porque se trata de un momento constitutivo protagonizado por las fuerzas nacionales y populares que derrotaron política, social y militarmente al sistema de partidos tradicionales, a los agentes del neoliberalismo y a los intereses del imperialismo y la oligarquía que habían destrozado el país durante los anteriores 20 años. El símbolo de las miles de fogatas nocturnas en los barrios alteños con el pueblo velando armas, el cerco, asedio y posterior toma de las ciudades de La Paz y El Alto por el pueblo movilizado desde el día 8, la quema de las oficinas partidarias y la negativa militar a seguir masacrando culminó con la vergonzosa huida de Gonzalo Sánchez de Lozada la tarde del viernes 17 de octubre, cerrando así las jornadas de lucha y abriendo un nue

Devenir estatal de lo campesino indígena

Por: Fernando García Yapur La impronta de los campesinos indígenas ha permitido visibilizar formatos de acción que en el pasado no habían sido tematizados como parte del sistema político, o bien, de las maneras de darse de la política. Ahora mismo hay una sensación de que no cuentan, que no será complicado derrotarlos; la mayoría de los analistas olvidan que fueron estos sectores los que decidieron jugar en el campo electoral, hacerse del poder político y, sobre todo, lograr el potenciamiento de sus estructuras “orgánicas”. No entienden que la llegada de Evo Morales al poder y, con él, de la masa de campesinos e indígenas al Estado, no fue un hecho fortuito; sino, el resultado de la acumulación de experiencias que a lo largo de varias décadas fue cristalizando un proyecto que logró combinar factores históricos de larga y corta duración. Según la historiadora Martha Irurozqui, los campesinos indígenas a lo largo de la historia desplegaron distintas acciones colectivas que, de un

La batalla cultural, el odio ¿y después…?

Por: Joaquín Ayma   “Nadie más que yo, ha de reírse babeándote mi olor sobre la cara, mascándote los huesos, los labios, los ojos” Alcira Cardona   “Viva el cáncer”, pintaba en las paredes la oligarquía argentina dicharachera y feliz, mientras Eva Duarte, con el rostro desencajado, se retorcía de dolor en su catre de hierro. “Yakarta viene”, escribían los fascistas chilenos en las paredes de los barrios pobres, los meses previos al golpe contra Salvador Allende, en alusión a la matanza en Indonesia que dejó un millón de militantes socialistas asesinados. En Bolivia, Hugo Banzer, se paseaba como un príncipe por los caseríos llenos de miseria, diciendo, “Si ven a un comunista, mátenlo, yo respondo”. El odio, ha sido y es, protagonista central de la historia de Bolivia. ¿En qué mente cabe la idea de atrapar a un hombre, cortarle la lengua, amarrarlo a cuatro caballos y despedazarlo? Los medios de comunicación, construyeron pacientemente el odio que acabaría con la vida